Nada me faltará

Es una reflexión de 4 minutos del salmo 23.