Creciendo hacia la Madurez

Estar envejeciendo o creciendo hacia la Madurez son vivencias muy diferentes.

“Vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo”. 2 Pedro 1:5-8

Envejecer no es un gran desafío

Lo único que hay que hacer es seguir respirando. No hay que pensar, hacer ejercicios, leer, tomar algún curso especial, viajar o salir de la casa. Lo único que debemos hacer, es existir. Envejecer ocurrirá automáticamente. Créame. Envejeceremos sin ningún esfuerzo.

Madurar, sin embargo es una jornada cuesta arriba

Tenemos que dar todo de nosotros. Para comenzar, no podemos permitir que nuestra actitud tome el control. Si lo hacemos, nos volveremos personas negativas y quejumbrosas. También, nuestro sentido del humor se ahogará entre las malas noticias y las perspectivas prejuiciosas. Encontraremos toda clase de personas de nuestra edad que han optado por tener una cara larga que refleja sospecha, desánimo, monotonía, resentimiento y temor al riesgo. Es más, si realmente nos comprometemos a madurar, tendremos que enfrentar un hecho doloroso: podemos aprender mucho de los que son más jóvenes, hasta de los niños.

Fomentar la madurez y el cultivo del carácter es exactamente aquello que el Padre celestial desea al mencionar estas características: “poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor..”, (2 Pedro 1:5-7)

La clave para ser seguidores de Jesús maduros y eficaces es que estas virtudes estén en nosotros y abunden (v.8). El objetivo es más que solo alcanzar una meta, es seguir avanzando; no sólo llamarse cristianos, sino progresar en la madurez cristiana. Como solía decir un amigo: “Cuando nos damos cuenta que estamos verdes, decidimos crecer; y cuando vemos la necesidad de crecer y conocer más y mejor a Cristo es que comenzamos a madurar.”

[bctt tweet=»El punto no es sólo llamarse cristiano, sino reflejar la gloria de Dios» username=»ib_recoleta»]

[su_divider top=»no» style=»dotted» divider_color=»#e9e9e9″ link_color=»#e9e9e9″ size=»1″ margin=»35″]

Fuente: Luis Maturano, BBN
Imagen: Pexels.com

[su_divider top=»no» style=»dotted» divider_color=»#c9c9c9″ link_color=»#e9e9e9″ size=»1″ margin=»40″]
[contact-form-7 id=»3579″ title=»Suscripción a Boletín / post footer y sidebar»]