Preocupados por Otros

Nehemías era la clase de persona que sí se preocupaba por otros y manifestó su actitud de interés en cuatro formas diferentes. Veamos la primera…

Se preocupó lo suficiente como para preguntar

«Palabras de Nehemías hijo de Hacalías. Aconteció en el mes de Quisleu, en el año veinte, estando yo en Susa, capital del reino, que vino Hanani, uno de mis hermanos, con algunos varones de Judá, y les pregunté por los judíos que habían escapado, que habían quedado de la cautividad, y por Jerusalén. Y me dijeron: El remanente, los que quedaron de la cautividad, allí en la provincia, están en gran mal y afrenta, y el muro de Jerusalén derribado, y sus puertas quemadas a fuego.»
– Nehemías 1:1-3

Nehemías era un laico, un copero del gran rey «Artajerjes Longimano», que reinó en Persia desde el año 464 al 423 A.c. Aparece identificado como el hijo de Hacalías con el fin de distinguirlo de otros judíos con el mismo nombre ( ver Nehemías 3:16; Esdras 2:2). Nehemías significa «Jehová consuela». Un copero era mucho más que un simple » criado que servía el vino» (ver Génesis 40). Era una posición de gran responsabilidad y privilegio. Probaba el vino del rey en cada comida para estar seguro de que no estaba envenenado. Un hombre que estaba tan cerca del rey en público tenía que ser bien parecido, culto, conocedor de las normas de la corte y capaz de conversar con el rey y aconsejarle si se lo pedía (ver Génesis 41:1-13). Debido a su relación con el rey, el copero era un hombre de gran influencia que podía usarla para bien o para mal.

Que Nehemías, un judío, disfrutara de esa posición importante en el palacio habla bien de su carácter y habilidad (Daniel 1:1-4). Un remanente judío había regresado a su propia tierra y llevaba viviendo allí casi un siglo. Nehemías pudo haberse unido a ellos, pero prefirió permanecer en el palacio.

Resultó que Dios tenía una tarea para que él la hiciera que no podía realizarla en ninguna otra parte. Dios puso a Nehemías en Susa como lo había hecho con Ester.

¿Por qué iba Nehemías a preguntar acerca de un remanente que vivía a cientos de kilómetros de distancia?

Después de todo, él era el copero del rey y disfrutaba de comodidad y seguridad en su propia vida. No era su culpa que sus antepasados hubieran pecado contra Dios y fueran los causantes del juicio divino contra la ciudad de Jerusalén y el reino de Judá. ¡Nehemías era el hombre escogido por Dios para hacer exactamente eso! Nehemías preguntó acerca de Jerusalén y de los judíos que vivían allí porque tenía un corazón que se interesaba por las personas.

Cuando de verdad nos preocupamos por las personas, queremos conocer los hechos, sin importar cuán dolorosos pueden ser. Cerrar nuestros ojos y oídos a la verdad puede ser el primer paso hacia la tragedia para nosotros y también para otros.

[su_divider top=»no» style=»dotted» divider_color=»#e9e9e9″ size=»1″ margin=»25″]

Autor: W. Wiersbe
Fuente: Boletines BBN

[su_divider top=»no» style=»dotted» divider_color=»#c9c9c9″ link_color=»#e9e9e9″ size=»1″ margin=»30″]

Si necesitas conversar, llámanos o escríbenos…
[su_row]
[su_column size=»1/2″]
[su_button url=»mailto:conversemos@ibrecoleta.cl» target=»blank» background=»#334455″ size=»8″ wide=»yes» radius=»3″ icon=»icon: envelope» icon_color=»#ffcc00″]Escríbenos un correo[/su_button]
[/su_column]
[su_column size=»1/2″]
[su_button url=»tel:+56988812344″ target=»blank» background=»#334455″ size=»8″ wide=»yes» radius=»3″ icon=»icon: phone» icon_color=»#ffcc00″]llámanos[/su_button]
[/su_column]
[/su_row]

[su_divider top=»no» style=»dotted» divider_color=»#c9c9c9″ link_color=»#e9e9e9″ size=»1″ margin=»40″]