Si tu corazón está frío…

Si tu corazón está frío - Iglesia Bíblica

Si tu corazón está frío, mi fuego no puede calentarlo

“Recordad que en ese tiempo estabais separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel, extraños a los pactos de la promesa, sin tener esperanza, y sin Dios en el mundo”. – Efesios 2:12

Señor Jesús, mantén ardiendo mi corazón…

El delicioso aroma de carne asada se olía por toda la casa. Tres damas, muy especiales, se encontraban en la cocina preparando el almuerzo. La casa presentaba un ambiente relajado que invitaba a sentarse cerca de la chimenea.
Uno de mis amigos sentado en uno de los sillones nos contaba sobre un pez que se le escapó. Mientras lo hacía, yo fijé mi vista en uno de los letreros de madera que estaba cerca de la chimenea. El cuarto estaba muy oscuro para que yo pudiera leer desde donde estaba sentado pero me intrigaba; extrañamente atraído a ese letrero me acerqué para leerlo. Pase mis dedos sobre el contorno de cada letra mientras pronunciaba las palabras musitando. El letrero decía: «Si tu corazón está frío, mi fuego no puede calentarlo».

Esta frase era certera, las chimeneas no calientan los corazones. Tampoco una gran casa de diez cuartos, ni tampoco un salario de muchos dígitos. No, solo el fuego del Dios viviente puede calentar un corazón frío.
Me volví a sentar y mientras miraba el fuego, oré a Dios diciendo: «Señor Jesús, mantén ardiendo mi corazón. Detenme cuando empiece a alejarme a cosas que yo pienso que me harán feliz. No permitas que te reemplace por ninguna cosa o persona».

Nos llamaron a cenar y nos levantamos. Miré nuevamente hacia la chimenea y recordé la frase: «Si tu corazón está frío, mi fuego no puede calentarlo». Le agradecí a Dios por Su fuego que nunca se ha apagado en mi corazón.
Esa escena memorable me ocurrió hace varias décadas. De vez en cuando, mi corazón se ha enfriado. Sin embargo, hoy está apasionado por Dios y Él nunca me dejó cuando estaba frío.

[bctt tweet=»«…Solo el fuego del Dios viviente puede calentar un corazón frío.» Pr. Charles R. Swindoll» username=»iglesiabiblicar»]

«Si tu corazón está frío, el Dios viviente puede calentar un corazón así»

[su_divider top=»no» style=»dotted» divider_color=»#e9e9e9″ link_color=»#e9e9e9″ size=»1″ margin=»35″]

Autor: Charles R. Swindoll
Fuente: BBN
Imagen: Unsplash

[su_divider top=»no» style=»dotted» divider_color=»#c9c9c9″ link_color=»#e9e9e9″ size=»1″ margin=»40″]

[contact-form-7 id=»3579″ title=»Suscripción a Boletín / post footer y sidebar»]