Quién es Jesús para mí

Breves testimonios de quién es Jesús…

Jesús es el Salvador de mi vida 

Quién dio todo, por amor a mí en la cruz. Quién me rescató de lo inmundo, lo reprochable y lo más vil. Cuando tuve ese encuentro y lo recibí en mi corazón fue maravilloso. Supe de corazón que solo Él podía librarme de todas mis cargas y así fue.

Él, mi Salvador y sanador fue quien dio sentido a mi vida. El versículo que llenó de gozo mi corazón es Gálatas 2:20 cuando a través del Apóstol Pablo me hizo reflexionar que junto con Él fui crucificado y que ahora Él vive en mí. Ese acto me hizo ver cuán importante es mi vida para Cristo. Lo entregó todo por mí, a pesar de que ni lo merecía. Que por amor me perdonó todo y me da una nueva vida llena de amor y esperanza.
Cristo nos pone de su lado, nos da el privilegio de seguir sus pasos con rectitud y llevar sus buenas nuevas al mundo que está perdido como lo estuve yo. Y quiero darle la gloria y la honra por siempre.

Hace unos años tuve una linda experiencia en mi vida que marcó un antes y un después. Todo comenzó cuando el Señor Jesús puso los ojos en mi familia y fue haciendo su obra en nosotros, primero fueron mis hijos mayores y luego mi esposa que llegaron a los pies de nuestro Señor. Cuando yo me encontraba aquí en Santiago por motivos de trabajo, mis hijos y esposa en Perú; según yo estaba llevando una vida normal, haciendo lo que quería, algunos fines de semana hasta me emborrachaba. Un año que iba de vacaciones a mi país y reunirme con mi familia,para ese encuentro yo hice muchas planificaciones para pasar momentos agradables junto a mi familia, pero para tener todo el tiempo con ellos, le pedí a mi familia que le pidieran permiso a su pastor para que no se congreguen y estén conmigo. Pero pasó algo maravilloso,algo que no estaba en mis planes, yo me había dicho antes “a la iglesia de mi familia, no iré”, pero cuando estuve allá nació en mí acompañar a mi familia a la reunión dominical familiar, que por cierto, ellos no dejaron de congregarse como se los había pedido; si no que fui con ellos. Empezaron a pasar cosas en mi mente y mi corazón,el Señor comenzó a hablar a mi vida a través de su Palabra, mediante las alabanzas me sentía identificado y que iban dirigidas a mi vida y es ahí que pude sentir a Jesús quebrantando mi corazón, perdonando todos mis pecados, entendí acerca de su sacrificio en la Cruz y que me ofrecía una nueva vida. Y desde que acepté a Dios en mi corazón, mi vida cambió totalmente, Dios empezó a tomar el control de mis planes y con mi familia nos entendíamos mucho mejor, hasta que Dios mismo decide juntarnos de nuevo, para servirle y adorarle juntos aquí en Santiago.

Definitivamente la mejor decisión de mi vida, fue haber ido al encuentro con Jesús, mi Salvador.

  • Max Chinchay

Jesús es el verdadero Hijo de Dios.

Que vino a este mundo que murió y resucitó para darnos Salvación. Dar vida eterna a todo los que en él creen. Que reconocen que Jesús es el hijo de Dios y reciben en su corazón como su Señor y Salvador. Yo creo con todo mi corazón y mi alma que es así. Y con toda mi convicción puedo decir que también Él es mi Salvador, mi Refugio, mi sostén, mi mejor Amigo. La Luz que alumbra mis pasos. Verdad. La Vida. La Roca. Mi Padre Amado.

Hoy recuerdo con mucho agrado el dia en que vino a mi vida. Me encontraba pasando momentos difíciles. Estaba angustiado y cansado con mucha aflicción en mi corazón. Con un gran vacío dentro de mí. Sin poder encontrar descanso en mi mente y mi corazón producto de mi separación. Si bien ya había conocido a Jesús, aun seguía con ese vacío dentro de mi corazón.

En una oportunidad me encontraba leyendo el evangelio de Mateo cuando llegue al capitulo 11 v.28.29. Me encontré con esta promesa maravillosa que Jesús nos hace. En estos versículos de su palabra dice: «Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y Yo os haré descansar. Llevad mi yugo y aprended de Mi, que soy manso y humilde de corazón. Y hallaréis descanso para vuestras Almas.

Puedo decir con mucha alegría que Cristo Jesús habló a mi corazón por intermedio de su palabra. Desde ese momento que creí en su promesa y acepté su invitación en mi corazón. Ya no sentí más ese vacío porque Dios lo llenó con su Espíritu Santo. Confieso que los problema no se han acabado y que siempre me están rodeando, pero ahora cada vez que vienen es distinto, porque ahora descanso en Él.

Amigo(a) hoy Cristo tiene esta invitación para Ti que estás pasando dificultades. Si te sientes cansado agotado sin fuerzas con mucha incertidumbre por todo lo que estamos pasando como sociedad. Te animo a buscar a Cristo y echar sobre Él todas tus cargas. Ábrele tu corazón y pídele que Él sea tu Salvador y descansa en Él.

LA GRAN INVITACIÓN PARA TI: VEN

  1. Venid a mí: la persona Mateo 11.28
    Para descanso para comunión: «ven y ve» Juan 1.39
    Por agua viva: «venga y beba» Juan 7.37
    Por el pan de vida: «venga y coma» Juann 6.35; 21.12
  2. Todos los que estáis trabajados y cargados: el pueblo Mateo 11.28
    3 Os haré: la promesa Mateo 11.28
    4 Descansar: la provisión Mateo 11.28, 29
    5 Llevad mi yugo sobre vosotros: el precepto Mateo 11.29
    6 y aprended de mí: el privilegio Mateo 11.29
    7 Soy manso y humilde de corazón: el modelo Mateo 11.29

 

Patricio Vega

quien es Jesús

Pablo Esteban

Jesús es la imagen de Dios invisible

Él es el primogénito de toda la creación. Por medio de Él, Dios creó todo lo que existe, lo que hay en el cielo, lo que hay en la tierra. Jesucristo es la representación de Dios y quién nos revela al único Dios todopoderoso. Filipenses 2:6 dice: «Aunque era Dios no se consideró que siendo igual a Dios no insistió en esa igualdad, no renunció a su deidad para hacerse humano, si no que dejó de lado el derecho a su gloria y poder.» En su misión a la voluntad del Padre, Él dice: «Mi padre es mayor que yo…» Juan 14:28 «yo y el padre uno somos.» Juan 10:30 «el que me a visto a mi a visto al Padre».

Él es la vida eterna, sin embargo murió por nosotros. Él es el hombre ideal para Dios, y Él es el Dios ideal para el hombre. Juan 14:6-7 dice: «Yo soy el camino la verdad y la vida… si me conocieseis también a mi padre conocierais.» A la consulta de Felipe, Jesucristo respondió: «tanto tiempo que estoy con vosotros y no me has conocido felipe. El que me a visto a mi a visto al Padre.»

Cristo vino a ofrecer un sacrificio por el pecado. Cristo se hizo carne para poder cumplir con el mandato de Dios, por medio de su encarnación llegó a ser cabeza sobre todas las cosas. Y cabeza de la iglesia. Cristo es el Hijo Eterno, el Maestro de Judá, el huésped de Betania, el Cordero del Calvario. Es la presencia de Dios en el corazón del hombre, el único hijo de Dios, el unigénito de Dios, el hijo amado de Dios. Él es mi Redentor y mi Salvador. Él se manifestó como el Rey de gloria. Amén.

Bernardo Soto J.